Menu

Noticias

Software libre: ¿qué es y por qué debemos promoverlo?

09.16.05 / None

Son programas con respaldo y con licencia que dicen de manera clara que han sido construidos para ser compartidos y no para generar lucro, para contribuir al bien común y no al enriquecimiento de unos pocos. Jorge Contreras* Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) son un instrumento valioso para contribuir a la superación de la pobreza y al desarrollo de cualquier país, pero además, son un instrumento para facilitar la comunicación entre los individuos y los grupos. Para tener acceso a esta tecnología, las personas debemos tener un computador que se compone de piezas que son conocidas como hardware y los programas que se conocen como software. Los programas son lenguajes previamente programados que le permiten al usuario interactuar con el computador para redactar y archivar textos, enviar mensajes electrónicos, navegar por Internet, procesar bases de datos, etc. Con el crecimiento gigantesco del uso de computadores en la escuela, oficinas y la casa, lógicamente ha aumentado el uso de sistemas operativos y programas, sobre todo para uso de oficina y personal: procesador de texto, hojas de calculo, hojas para presentaciones, bases de datos, editores de imágenes, planificadores, navegadores Web, correo electrónico. Como las empresas que venden las computadoras usan siempre sistemas operativos y programas de la empresa Microsoft, muchas personas jóvenes y adultas que no son especialistas en informática, han crecido creyendo no sólo que esta empresa es la pionera en la elaboración de este tipo de programas, sino que son los únicos programas que existen y que sin ellos no habría manera de hacer funcionar el complejo mundo de la información y la comunicación electrónica. Es tan fuerte el monopolio de estas transnacionales que sus programas de navegación en Internet están diseñados para invadir nuestra privacidad pues cuando nos conectamos están transmitiendo reportes sobre el uso que damos al equipo y el contenido de nuestros datos. Pero a pesar de esto, la fuerza de la propaganda y la imagen corporativa de esta empresa es tan grande que mucha gente ya ni se siente con derechos de usuario o de consumidor, sino que se siente como miembros de una secta que debemos estar agradecidos por los favores que recibimos. Por estas razones es importante que se divulgue la existencia de programas alternativos que contribuyen a crear capacidades locales y aumentan nuestra independencia de este tipo de monopolios. Ese tipo de programas es lo que se conoce como Software libre Vía Libre De acuerdo a la Fundación Vía libre, Software libre esta referido a programas en los cuales el usuario tiene acceso al código fuente y tiene asegurado su derecho irrestricto de: * Ejecutar el programa con cualquier propósito. * Estudiar cómo funciona el programa y adaptarlo a las necesidades propias. * Redistribuir copias del programa y de ese modo ayudar a otros. * Mejorar el programa y liberar esas mejoras al público para beneficiar a la comunidad. Contrario a lo que muchos piensan, los software libre no son programas informales sin respaldo y sin licencia, todo lo contrario, son programas con respaldo y con licencia que dicen de manera clara que han sido construidos para ser compartidos y no para generar lucro, para contribuir al bien común y no al enriquecimiento de unos pocos. A pesar de toda la propaganda y la imagen que se nos ha vendido, es importante decir que al principio de la informática el software era libre y lo normal era compartir el código fuente de manera libre para mejorarlo. El mejor ejemplo es la Internet, que se construyó desde las universidades norteamericanas bajo el ideal de compartir información e interactuar a partir de esos códigos y aun datos de especialistas indican que el 70% de la red de Internet está sustentada por software libre. Quienes hemos usado y usamos el software libre sabemos que tiene muchas características que superan ampliamente a los software privativos. Por ejemplo, cuando usted instala un sistema operativo bajo licencia de software libre como Linux, éste ya trae integrado las herramientas de uso en oficina; procesador de texto, hojas de cálculo, hojas para presentaciones, bases de datos, editores de imágenes, planificadores, navegadores Web, correo electrónico. Todo esto desde una instalación y sin tener que estar agregando nuevos paquetes. Cuando uno usa software privativo, la instalación se realiza en un solo idioma, mientras que el software libre es multilenguaje, es decir que una vez instalado, antes de comenzar la sesión de trabajo usted puede elegir el idioma que desee en todas las aplicaciones, sin haber reinstalado todo de nuevo. Un mismo equipo le puede servir por la mañana a alguien de habla hispana y por la tarde a un ciudadano japonés o africano, solo a partir de escoger una opción cuando el computador está iniciando la sesión. Los sistemas operativos bajo software libre son robustos y eliminan casi totalmente el riesgo de virus, ataques de spywares y la pérdida de información. Hay organizaciones grandes y pequeñas en el extranjero y en Nicaragua que han experimentado este proceso de migración hacia el software libre y no han encontrado problemas significativos de compatibilidad. Por el contrario, se ha conseguido ahorrar dinero en licencias costosas o eliminar el riesgo de estar en la ilegalidad que implica usar software privativo que ha sido copiado de manera ilegal. Por si esto ya no fuera suficiente, los programas de software libre han sido diseñados para promover y estimular la equidad y el desarrollo sostenido entre los usuarios y no para aumentar las riquezas de una pequeña elite económica. Con todo esto, uno se pregunta, ¿y si es tan bueno porque la gente no emigra? Porque la gente no lo conoce o porque la propaganda le ha hecho ver que cambiar o migrar a sistemas de software libre es retroceder en el uso de programas menos versátiles, desconectarse del resto de las personas con las que tenemos contacto, quedar sin respaldo técnico o perder la información que se ha acumulado a lo largo de los años. En fin, la mayoría no emigra o porque no conoce la opción, o porque está intimidada por los mitos de la propaganda malintencionada. Es momento de decidir Estamos en un momento en el que podemos decidir si deseamos continuar dependiendo de estos software privativos ya sea porque los compramos o porque los copiamos ilegalmente o si optamos por migrar a una alternativa de software libre. Pero este cambio no se puede lograr si no cambiamos las personas y si no cambia la actitud de nuestros gobiernos. Es ilógico que las instituciones del gobierno central o municipal paguen cuantiosas sumas de dinero a estas empresas por usar programas que cumplen la misma función que los de software libre. Hay casos concretos en Brasil y Tailandia donde los gobiernos compran licencia y usan software privativo solo en aquellos programas donde no existe una alternativa en software libre. Tampoco es correcto que nuestras escuelas de primaria, secundaria o técnicas nos preparan para ser técnicos u operadores a partir de un programa que es propiedad de una transnacional y que ni siquiera nos mencionen que existen otras opciones de software libre que son iguales o mejores. Las TIC no deberían servir para que las personas nos comportemos como soldaditos de un ejército de contribuyentes o como piezas de un rompecabezas. Las TIC deben ser una herramienta para el progreso de la sociedad, para el crecimiento de las personas, para acercarnos como una comunidad que busca lo mejor a partir de un objetivo común. Migrar hacia el software libre no es difícil, lo primero es migrar nuestra mente, lo demás viene por añadidura. *El autor de este artículo es especialista en informática / Simas electronica@simas.org.ni Para mayor información sobre ˝Qué es el Software Libre?˝ http://www.vialibre.org.ar/index.php/article/articleview/2/1/12/.


Temáticas:
Desarrollo de servicios de información,

Tambien puede interesarle

Mapas con información y herramientas actualizadas para la producción en el país


02.08.18 / LEER MÁS >>

Paneles solares híbridos de dos propósitos


12.22.17 / LEER MÁS >>

Enseñar con autonomía empodera a los docentes


10.05.17 / LEER MÁS >>