Menu

Noticias

Un breve análisis sobre el recurso agua

03.14.19 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Arte: Harlem Aguilar / El Machete Verde.

No dejar a nadie atrás

El tema de este año por el Día mundial del Agua este 22 de marzo es "No dejar a nadie atrás". Se trata de una adaptación de la promesa central de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: todo el mundo debe beneficiarse del progreso del desarrollo sostenible.

Una de las metas del Objetivo 6 de Desarrollo Sostenible (ODS 6) consiste en garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos de aquí a 2030. Por definición, eso significa no dejar a nadie atrás. Hoy en día millones de personas viven todavía sin agua potable –en el hogar, la escuela, el lugar de trabajo, la granja, la fábrica– y luchan por sobrevivir y prosperar. A menudo, se olvidan los grupos marginados: mujeres, niños, refugiados, pueblos indígenas, personas con discapacidad y muchos otros. O bien, se los discrimina cuando intentan conseguir y gestionar el agua potable que necesitan.

Cuando hablamos de “agua potable” nos referimos al “servicio de abastecimiento de agua potable gestionado de manera segura”, es decir, agua a la que se puede acceder en las viviendas, cuando se necesita y que no está contaminada.

El análisis sobre el recurso agua
Aunque el agua es un recurso renovable, finito, es importante tener en cuenta que la cantidad utilizada a diario, está causando dificultades en el acceso a muchas personas. Además, cada persona no puede sobrevivir normal sin beber agua más de cinco a seis días, sufir daños a la salud y poner en riesgo su vida. Además, cada persona no sólo consume agua para saciar la sed, desperdicia el agua mientras se ducha porque se va por la alcantarilla a las aguas negras o sumideros, también está el agua virtual.

La escasez y el abuso del agua expresa una clara amenaza para el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente, la salud y el bienestar humano, la seguridad alimentaria, el desarrollo industrial y los ecosistemas. Todos estos elementos se hallan en peligro, a no ser que la gestión de los recursos hídricos y el manejo de los suelos sea más eficaz.

Riachuelo
Foto: Roberto Vallecillo.

Principios Universales y Nacionales de la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos

La gestión integral de los recursos hídricos es un proceso implementado en muchos países de Centroamérica, Europa, Estados Unidos a través tratados o acuerdos universales sobre el cuido y manejo de los recursos hídricos, o sea el agua. Ante esta situación de escasez del agua a nivel mundial y nacional se han recomendado medidas locales, nacionales e internacionales, teniendo presente cuatro principios o acuerdos internacionales principales:

Principio 1. El agua dulce es un recurso finito y vulnerable, esencial para sostener la vida, el desarrollo y el medio ambiente.

Dado que el agua es indispensable para la vida, la gestión eficaz de los recursos hídricos requiere un enfoque y visión que considere el desarrollo económico y social y la protección de los ecosistemas naturales. La gestión eficaz establece una relación entre el uso del suelo y el aprovechamiento del agua en la totalidad de una cuenca hidrológica.

Principio 2. Al aprovechar y gestionar el agua debe plantearse en base a la participación de las y los usuarios, planificadores y responsables de toma de decisiones a todos los niveles.

¿Qué implica o incluye el planteamiento basado en la participación activa? Que tanto las personas responsables de las políticas públicas locales y las familias usuarias de los servicios deben tener mayor conciencia de la importancia del agua. Esto platea que cualquiera de las decisiones, se toman en base a consultas públicas con la participación de la población usuaria.

machete verde
Arte de Harlem Aguilar. Cortesía de El Machete Verde.

Principio 3. La mujer desempeña un papel fundamental en el abastecimiento, la gestión y la protección del agua.

El papel principal de las mujeres como proveedoras, consumidoras de agua y conservadora del medio ambiente, pocas veces se ve reflejado en las decisiones institucionales y locales en asuntos sobre gestiones en favor a los recursos hídricos. Al aceptar y ejecutar este acuerdo, exige políticas públicas efectivas con líneas de acciones con el propósito de satisfacer las necesidades de las mujeres y asegurarles capacitaciones en saberes con dominio sobre sus derechos y capacidades para participar en todos los niveles, en programas de recursos hídricos, en la adopción de decisiones y ejecutarlas con propiedad, seguras de lo que hacen por los medios y canales determinados por ellas mismas.

Principio 4. El agua tiene un valor económico mayor que en todos sus diversos usos.

En virtud de este principio, es esencial reconocer ante todo el derecho fundamental de todo ser humano a tener acceso al agua potable y al saneamiento por un precio accesible. Como no se ha reconocido el valor económico del agua, ha conducido al derroche y mal manejo con sus efectos perjudiciales para el medio ambiente. La gestión del agua, en su condición de bien económico, es un medio importante de conseguir un aprovechamiento por iguales, eficaz y de aprovecharlo con justicia y con racionalidad. Esto favorece la conservación y protección de los recursos hídricos.

Política Nacional de los Recursos Hídricos en Nicaragua

Nicaragua como parte de los países internacionales interesados en la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos a definido un marco legal. En el marco establece leyes y políticas nacionales para promover la participación de todas y todos los usuarios de los recursos hídricos en el país, incluyendo los gobiernos locales, las instituciones del estado, el gobierno central, las organizaciones, gremios, las familias y las comunidades.

En el año 1984 se creó la Comisión Nacional de Recursos Hídricos, bajo el decreto de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, N° 1388, publicado en la Gaceta N° 10 del 13 de enero del año 1984. Después se creó la Ley General de Aguas Nacionales que dice:

“Es obligación y prioridad indeclinable del Estado promover, facilitar y regular adecuadamente el suministro de agua potable en cantidad y calidad al pueblo nicaragüense, a costos diferenciados y favoreciendo a los sectores con menos recursos económicos. En donde el decreto presidencial N° 107-2001; el presidente de la república considera que: “por mandato constitucional los nicaragüenses tienen el derecho de habitar en un ambiente saludable y que es obligación del Estado la preservación, conservación y rescate del medio ambiente y de los recursos naturales”.

conservar el agua
Arte de Harlem Aguilar. Cortesía de El Machete Verde.

Además, en el decreto se definen conceptos y principios que promueven la conservación de los recursos hídricos y la participación activa de los gobiernos locales, las instituciones del estado, las organizaciones que trabajan el tema del agua y sobre todo promueve la participación de cada uno de las y los nicaragüenses en la gestión integrada de los recursos hídricos.

La política nacional de los recursos hídricos explica que el Manejo Integrado de Recursos Hídricos: Es un proceso que promueve el uso y manejo del agua, la tierra y los recursos naturales relacionados, con el fin de mejorar el bienestar social y económico que se logre, de manera equitativa sin comprometer la sustentabilidad del recurso o sea, de mantener en el tiempo a los ecosistemas esenciales para la vida sin destruirlos sino de aprovechar y conservar.


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de empresas rurales,

Tambien puede interesarle

“La luna: el sol nocturno y la influencia en las cosechas”


04.11.19 / LEER MÁS >>

Primer taller sobre Diseño de bosques comestibles


04.05.19 / LEER MÁS >>

De botellas descartables a bujías con agua y cloro


04.02.19 / LEER MÁS >>