Menu

Noticias

Fertilizante con cáscaras de bananos o de plátanos

02.05.19 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Imagen: ChiccoDodiFC Shutterstock.

Hay muchas formas de hacer y usar fertilizantes orgánicos con resultados excelentes. Tanto en la agricultura orgánica como en la agroecología nada representa una basura, sino un recurso para restaurar la fertilidad del suelo y fortalecer cultivos. Que mejor ejemplo que las cáscaras de bananos o de plátanos. estas cáscaras tienen múltiples beneficios. Su importancia consiste en las cantidades de potasio que contiene. Precisamente este mineral transporta los nutrientes por las plantas y fortalece la formación de flores y frutos.

Normalmente se puede identificar de forma sencilla cuando la planta tiene falta de potasio. Si las hojas se ponen amarillentas o encrespadas es el momento adecuado para usar este abono. Las cáscaras tienen un inconveniente relacionado con su facilidad para estropearse. Por esto se aconseja guardar en una bolsa y preservar en la refrigeradora.

Cocimiento de cáscaras de banana

Usted puede usarlas como cocimiento. Necesitará cinco cáscaras, 1,5 litro de agua, una botella de plástico y una olla o porra. Corte las cascaras en pedazos pequeños y pongalas en la olla con el agua. Colócala al fuego durante quince minutos y deje en reposo. Cuando revise la olla observará que el agua adquirió un color marrón gracias a las cáscaras. Una vez que esté fría, guárdelo en una botella.

Cuando necesite usar el fertilizante, use esta proporción: una parte de fertilizante por cinco partes de agua. Aplique una vez a la semana. Cuando la plantas se encuentren en época de floración, riega directamente con este fertilizante cada 15 días.

Trozos de cáscara de platanos

Corte en pequeños trozos y entierre en las macetas de las plantas una vez al mes. Así liberarán magnesio, potasio, fósforo y otros minerales.

Cáscaras de bananos fermentadas

Colóquelas en un frasco metidas con suficiente agua hasta quedar totalmente cubiertas. Tape con un paño y amarre con una banda elástica.

Deje reposar la mezcla por una semana para que las bacterias hagan su trabajo. Si agarra moho negro ya no le sirve. Mejor bótela. Por esto, se aconseja enjuagar antes de ponerla a fermentar. A la semana licue este fermento y diluya con un poquito de agua para incorporar poco a poco a la tierra de las maceteras o al jardín. Extracto de EcoInventos.com


 


Temáticas:
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

El pulgón es un vampiro chupa savia


02.06.19 / LEER MÁS >>

Concentrado casero salvadoreño


01.30.19 / LEER MÁS >>

Una súper luna de sangre de lobo y eclipse domingo 29


01.18.19 / LEER MÁS >>