Menu

Noticias

La realidad del hambre

05.02.06 / None

Tomado ADITAL*/ Latinoamérica produjo en 2002 suficiente comida para alimentar a 1.800 millones de personas, o sea tres veces la población total de la región. Pero más de 52 millones de personas siguen sin acceso a suficientes alimentos para llevar una vida activa y saludable. Estas conclusiones son presentadas por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en tres estudios sobre la situación del hambre, la malnutrición y la inseguridad alimentaria en la región, sus causas, consecuencias y posibles soluciones. "Resulta paradójico que América Latina y el Caribe -, que tiene la capacidad de alimentar a tres veces su población - , todavía mantenga a más de 52 millones de personas sin acceso a suficientes alimentos para llevar una vida activa y saludable," manifestó Pedro Medrano director regional del PMA". Estos estudios comparativos del estado actual del hambre y la desnutrición también analizan el progreso de los países hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y las acciones que se deberían emprender para lograr estos objetivos. Los informes se concentran en tres subregiones: el Istmo Centroamericano (Guatemala Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá), los 25 países del Caribe, Centroamérica y Sudamérica que integran la Asociación de Estados del Caribe (AEC) y los países de la región andina (Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia). En el caso de Centroamérica, por ejemplo, el informe señala que cuatro países (Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua) no alcanzarían la meta de reducir el hambre a la mitad para el 2015. Igualmente, la desnutrición crónica o retardo del crecimiento sigue siendo muy elevado en Centroamérica: en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua afecta a más del 20 por ciento de los menores de cinco años. En cambio, Costa Rica se ubica en el polo opuesto, entre los tres países con valores cercanos o inferiores al 5%. El bajo peso al nacer (otra consecuencia de la desnutrición) afecta al 10% de los nacidos vivos en la Cuenca del Caribe. Entre los países de la AEC que registran tasas elevadas está la República Dominicana, (11%), Guyana (12%), Suriname (13%), Haití (21%) y Trinidad y Tabago (23%). Los niveles de Haití y Trinidad y Tobago superan los del Africa subsahariana. En la región andina, la desnutrición crónica afecta mayormente a niños menores de cinco años en zonas rurales en Bolivia, Ecuador y Perú. Por el contrario, en Colombia la desnutrición crónica afecta en las zonas urbanas. Los estudios concluyen que el hambre y la desnutrición, además de tener efectos permanentes en el desarrollo físico y psicomotor de las personas, constituyen uno de los principales mecanismos de transmisión intergeneracional de la pobreza y la desigualdad. Entre las recomendaciones para erradicar el problema, destaca la necesidad de contar con políticas sociales específicamente orientadas a reducir el hambre y la desnutrición, ya que estas disminuyen los costos públicos y privados derivados de este flagelo (costos en los sistemas de salud, educación, producción y crecimiento económico). Igualmente, se recomienda proporcionar un suplemento alimentario a las mujeres embarazadas, madres lactantes y preescolares y promover la lactancia materna. Esto se debe a que la seguridad alimentaria en las primeras etapas del ciclo de vida es fundamental para frenar la reproducción del problema alimentario nutricional y sus consecuencias. Los documentos hacen énfasis en la necesidad de mantener y fomentar programas focalizados en mujeres embarazadas, madres lactantes y menores de tres años. ---------------------------- Para descargar los documentos visite http://www.wfp.org/spanish/?ModuleID=118&Key=85


Temáticas:
Conservación de los recursos naturales,

Tambien puede interesarle

Bomba hechiza eleva agua desde pequeños caudales


12.04.18 / LEER MÁS >>

Falguni Guharay recibe premio de la Academia Mundial de Ciencias


11.29.18 / LEER MÁS >>

Taller Internacional de Cultivos Biointensivos de Alimentos


11.20.18 / LEER MÁS >>