Menu

Noticias

El trabajo infantil: una actividad “oculta”

05.10.18 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Cortesía de Paraguay Péichante

No se conoce cuantos niñas, niños y adolescentes trabajan en actividades domésticas, agrícolas o de otros oficios, por considerarse una actividad “oculta”, pero muy común, especialmente entre las niñas. Estas niñas constituyen una de las poblaciones más difíciles de proteger, porque hacen el trabajo en casas de particulares y su labor no la consideran un trabajo, sino parte las obligaciones en sus hogares sólo por el hecho de haber nacido mujer.

Cuando a este sector de la niñez es colocado en casas ajenas se les identifica como niñas y niños de casa, de crianza, sirvientas, criadas; como una manera de llamarlo “educadamente” para no reconocer las tareas que desarrollan y justificar las condiciones de explotación que sufren. Esto ha fortalecido que las niñas y los niños en estas labores sean considerados “invisibles” por estar dispersos, escondidos, ignorados y sus tareas no se consideran trabajo.

“A pesar de que las causas del trabajo infantil doméstico son diversas en la región de Centro América, hay una relación directa con la pobreza, principalmente en el campo y zonas marginales urbanas...” comparte sus impresiones Carmen Moreno G. de la Oficina Internacional del Trabajo ( OIT) en Coordinación Sub-regional del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, IPEC, para América Central, República Dominicana, México y Haití. En la investigación publicada “El trabajo infantil doméstico en Nicaragua", agrega que así justifican ser utilizadas como mano de obra para legitimar la incorporación de las niñas, a muy corta edad, en el trabajo doméstico en hogares de terceros, en condiciones desventajosas y muchas veces indignas y los niños en tareas agrícolas, talleres de mecánica, carpintería, llevar o traer encargos, y actividades más pesadas... También juegan un papel importante los factores culturales, la discriminación contra las mujeres y la falta de alternativas educativas.

Dile No al trabajo infantil

La investigación sobre el trabajo infantil y adolescente doméstico en Nicaragua brinda un acercamiento a la realidad que enfrentan miles de niñas, niños y adolescentes en Nicaragua, quienes junto con sus familias no encuentran respuesta a sus necesidades sociales. Además constituye un análisis del marco legal existente con sus contradicciones y fortalezas, así como un breve análisis de la respuesta institucional a la problemática, y lineamientos y estrategias para su intervención.

 

 

portada trabajo infantil
Cortesía de INPRHU Somoto.

El trabajo infantil doméstico en Nicaragua

“Cuando hablamos de trabajo infantil nos referimos a cualquier trabajo o actividad que prive a las niñas y niños de su infancia, o dicho de otra manera, involucrarlo en actividades perjudiciales para su salud física o mental, y que impidan su adecuado desarrollo...” aclara Marta Beatriz Álvarez Cáseres comunicadora del INPRHU Somoto...” y asegura que, es por esto que en Nicaragua está prohibido el trabajo infantil, aunque no siempre se cumple esta prohibición, sobre todo en las temporadas de corte de café, donde muchos niños y niñas, junto a su familia, se trasladan a fincas cafetaleras, donde son empleados como cortadores de café.

 

El Proyecto Derechos Ecológicos de niños y niñas realizó recientemente, una encuesta para conocer cómo afecta a la niñez este tipo de actividades y cuáles son las principales afectaciones, agrega Jeaneth Hernández que encontraron lo siguiente:

Destino trabajo infantilLas consecuencias en su crecimientos y desarrollo

Son más vulnerables que los adultos porque sus cuerpos todavía están creciendo y no están ormados completamente.

Quienes laboran en las peores formas usualmente tienen una salud física deficiente porque el trabajo que ejercen los expone a múltiples riesgos enfermedades y accidentes.

Las niñas y los niños trabajadores frecuentemente laboran en actividades peligrosas, degradantes y en aislamiento, impropias para esas edades. Muy a menudo son maltratados, abusados y abandonados por sus patrones y otros adultos.

Las niñas y los niños vinculados a las peores formas de trabajo infantil no tienen la oportunidad de participar en actividades vitales para su formación, como jugar, ir a la escuela y socializar con otras niñas y niños. No adquieren el nivel básico de educación que se necesita para enfrentar la vida.

Hacia el futuro, el trabajo infantil se constituye en la perpetuación del ciclo de pobreza para la niñez, les impide el acceso a la educación y al conocimiento, y por tanto los somete, ya como adultos, a empleos con baja calificación y mal remunerados.

 


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

Venciendo la pobreza en el Corredor Seco


08.09.18 / LEER MÁS >>

Diez secretos oscuros de la industria de la moda


08.08.18 / LEER MÁS >>

"Sobre Los huertos familiares, lo importante es comer sano"


08.02.18 / LEER MÁS >>