Menu

Noticias

Nuestro deber con el agua

05.02.06 / None

Foto tomada de Internet

Clemente Martínez* Efectivamente reiteramos que el agua es vida, aunque algunas personas nos tilden de “loras” por mencionar repetidamente la frase de vital líquido. Sin embargo, la falta de sensibilización sobre la importancia de este recurso hace que muchas instituciones públicas, privadas y población en general, la derrochen constantemente. Las malas prácticas sobre el uso del agua, es una señal de la falta de cultura del agua y la transformación de esta concepción es un reto para toda la sociedad. El desafío radica en realizar una permanente campaña de educación y sensibilización dirigida a todos los niveles sociales. No sólo los bomberos hacen en ocasiones prácticas poco sostenibles del recurso, a como fue señalado por una persona en uno de los periódicos del país. Los hoteles, centros de estudios, productores y productoras agrícolas, aquella ciudadanía que tiene el beneficio de recibir agua en sus hogares todos los días son los que manifiestan el menosprecio que se realiza por este recurso cuando se derrocha. A lo anterior se le agrega el hecho de que muchos sectores agroindustriales no invierten para la remediación, conservación, producción y abastecimiento de agua a la población. No obstante, se han convertido en millonarios y millonarias al utilizar el agua, sin pagarle ni un centavo al Estado. En este contexto, las autoridades de las instituciones del Medio Ambiente, responsables de aplicar las leyes correspondientes, no hacen cumplir la misma Ley General de Medio Ambiente y decretos de vertidos, que ordena la construcción de sistemas eficientes de tratamiento de las aguas residuales industriales y domiciliares y con ello se reduzca el nivel de contaminación de las fuentes superficiales y subterráneas. Esta problemática genera enfermedades a las personas y a la biodiversidad de los ecosistemas. No obstante aún no se está consciente de las consecuencias de contaminación de los cuerpos de agua. Por otro lado, las políticas de las instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial (BM), Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), transnacionales, funcionarios y funcionarias gubernamentales han profundizado los problemas al negociar y endeudar al país con préstamos “supuestamente dirigidos” al sector de recursos hídricos. El problema de trasfondo es que facilitan y eximen de pagos de impuestos, con el eterno cuento de atraer la inversión a costa del deterioro del agua en general. Es un hecho que el cuido y administración del agua es una responsabilidad general, que no atañe a un grupo exclusivo. Desde las empresas que contaminan las fuentes de agua superficiales y subterráneas con plaguicidas, metales pesados, productos químicos hasta aquellas unidades familiares que desperdician el agua; debemos ser conscientes que, de seguir utilizando el recurso de la forma que lo hemos estado haciendo hasta ahora, poco nos quedará del mismo. Mientras tanto, existen poblaciones dentro de nuestro país que esperan con mucho entusiasmo las primeras lluvias para poder realizar algunas actividades cotidianas y compran el litro de agua para consumo humano a un costo por encima de lo que vale un litro de leche. La situación del agua debe ser considerada y declarada de emergencia nacional, y es necesario que nos hagamos responsables en el uso y manejo de este recurso. Página web: http://www.humboldt.org.ni/principal/principal.htm ---------------- *- Oficial de Incidencia Centro Humboltd (agua@humboldt.org.ni)


Temáticas:
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

Algunos consejos útiles al comprar frutas


06.13.18 / LEER MÁS >>

¿Cómo sabe usted si consume suficiente frutas y verduras a diario?


06.13.18 / LEER MÁS >>

Los abonos biofermentados: La fase líquida


06.12.18 / LEER MÁS >>