Menu

Noticias

Es tiempo de restablecer la fertidad del suelo

03.14.18 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Arte de Harlem Aguilar

El pensamiento agroecológico responde a un enfoque integral como un modelo de agricultura viva, en la que se destaca la interrelación de cada uno de los elementos naturales y los cultivos, dando especial atención al suelo como un organismo vivo y la biodiversidad. Cuando se quiere pasar de la agricultura convencional al manejo agroecológico, se necesita trabajo, paciencia y mucha motivación. Muchas veces los suelos están muy degradados, cansados, erosionado por el abuso del uso de agroquímicos y del mal manejo.

Sobre la calidad de los abonos

De aquí la importancia de preparar los abonos orgánicos en esta época de seca. Para su elaboración, muchas de las recomendaciones pueden parecer iguales, pero realmente no lo son, debido a ciertas características muy propias de la preparación y manejo de cada abono. La buena calidad final de un abono orgánico depende de muchos factores, como el origen, la forma de recolección, el almacenamiento y la humedad de los estiércoles. Deben ser lo más naturales posible, para que la actividad microbiológica será mayor. Cuando los estiércoles, o los abonos preparados con ellos, sufren una prolongada exposición a la luz solar o a la lluvia, o si se les agrega demasiada agua durante la preparación del abono, su calidad será inferior. Lo ideal es saber recolectarlos, principalmente en los corrales, potreros y gallineros, y tener claro a qué actividad o práctica los vamos a destinar.

 

Escuela de campo

De igual forma es muy importante que los animales que se utilicen como fuente de estiércol estén sanos y de preferencia que también sean criados de forma ecológica. En un inicio probablemente esta última condición no sea posible, pero como parte del plan de manejo de la finca ecológica, en algún momento se debe incluir a los animales para cerrar el círculo sano de nutrientes. El momento de la aplicación es también clave para optimizar la actividad de los abonos. Algunas de las recetas en el momento de su aplicación son muy susceptibles a la luz solar, igual que los cultivos. Por esto los abonos deben ser aplicados muy temprano por la mañana o después de la caída del sol, en las horas de la tarde.

 

Lo importante es empezar

“No tenga miedo de hacer modificaciones en la forma de preparar o aplicar los abonos, vaya despacio y con buena letra. Lo más importante es dar rienda suelta a la creatividad, para intentar sacar el máximo de provecho de los materiales que se encuentran disponibles en cada parcela o unidad productiva local...” recomienda Jairo Restrepo Rivera en “El A,B,C de la agricultura orgánica y harinas de rocas” publicación disponible del SIMAS. “Si en su localidad existen depósitos naturales de rocas que contengan cualquiera de los micronutrientes o minerales que se necesitan para preparar los abonos, muela o triture las rocas hasta obtener una harina en la forma de talco, experimente con ellas mezclándolas con los biofertilizantes, los abonos o revista las semillas para llevarlas al cultivo; compare resultados, documéntelos y compártalos con sus vecinos agricultores...” insiste Restrepo.

 

portada abcEl tiempo de duración para elaborar los abonos

Los agricultores que están iniciándose en la elaboración de los abonos orgánicos fermentados, por lo general realizan esta actividad en aproximadamente quince días. Los productores más experimentados lo hacen en diez días. Para ello, durante los primeros cuatro o cinco días de fermentación, revuelven o voltean el preparado dos veces al día en algunos casos (en la mañana y en la tarde). Luego lo revuelven solamente una vez al día, controlando la altura (un metro y cuarenta centímetros, en lo máximo) y el ancho del montón (hasta dos metros y medio), de manera que sea la propicia para que se dé una buena aireación. 

Cuando es necesario calcular o estimar el tiempo que un agricultor debe dedicar para elaborar sus abonos, y partiendo del principio que los materiales se encuentran en el local de trabajo, éste gastará aproximadamente 20 horas de trabajo para elaborar de tres a cuatro toneladas de bocashi. En un mes, con jornadas normales de trabajo diario y dedicación exclusiva para esta tarea, un agricultor o un trabajador es capaz de elaborar de 25 a 30 toneladas de abonos.

La elaboración de los abonos orgánicos fermentados es un proceso de descomposición de residuos o desperdicios orgánicos por medio de micro-organismos, en condiciones controladas y favorables. Así se produce un material bastante estable, como el bocashi, capaz de fertilizar a las plantas y al mismo tiempo nutrir la tierra. La manera de preparar el bocashi viene del Japón, donde maduran más rápido y están listos para su aplicación en 25 días. Bocashi significa “fermento suave” y “cocer al vapor los materiales del abono”, aprovechando el calor que se genera con la fermentación. Es provechoso porque sale rápido, utiliza diversos materiales en ciertas cantidades para obtener un producto equilibrado…

Vuélvase una persona experta en la elaboración de abonos orgánica descargando gratuitamente en esta página web “El A,B,C de los abonos orgánicos y harinas de rocas”.

Link relacionados: http://www.simas.org.ni/noticias/1666/novedoso-biofertilizante-lh-plus-de-canta-gallo/ y http://www.simas.org.ni/noticias/1679/un-sendero-del-abono-organico-fortificado/


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de empresas rurales,

Tambien puede interesarle

¿Qué comprende la Reserva de Biósfera Río San Juan?


04.17.18 / LEER MÁS >>

La quema: Una solución barata y rápida pero… ¿A qué costo?


04.12.18 / LEER MÁS >>

Infografía sobre la cronología al tomar una coca-cola


04.11.18 / LEER MÁS >>