Menu

Noticias

Sistema Agroforestal Sucesional: una alternativa rentable

02.23.17 / Wendy Quintero - SIMAS

En la comunidad Samulalí de MAtagalpa (Nicaragua), Mayra Margarita Flores junto a su familia son un ejemplo de cómo desarrollar una finca agroecológica.


En la comunidad Samulalí, municipio de San Ramón (Matagalpa) vive la innovadora y promotora agroecológica Mayra Margarita Flores, quien junto a su familia trabajan un Sistema Agroforestal Sucesional (SAS) en la finca agroecológica San Ramón.

Con un área de una manzana y media, la innovación es tutelada bajo los principios de reducir el empleo de agrotóxicos, rotar y asociar cultivos, incorporar materia orgánica y conservar el agua y suelo. Mayra y su familia esperan determinar el efecto de la implementación del SAS en la sostenibilidad ambiental y económica de si finca.

Su estrategia

El sistema SAS trata de imitar la regeneración natural siguiendo el proceso de sucesión como de pasamano o relevo, de acuerdo al ritmo en que suceden las cosas en la madre naturaleza. Además existe cierta densidad o número de plantas y un tope de posibilidades de asociar y rotar especies jugando con frutales, cultivos agrícolas y maderables.

“Las plagas no son tanto el problema porque hay diversas especies que no se parecen unas con otras, no están emparentadas. Esto desorienta a la mayoría. El problema es que no todas las plantas deseadas se adaptan como la pitahaya. ¿Cuál será el problema? Será por la humedad en la zona, parece que ella necesita más sol; como aquí la parcela es diversificada no le da mucha luz. Nuestro clima no es tan fresco porque en esta zona empieza el corredor seco,pero ni eso la anima a asentarse”, comenta Erick Barrera del equipo técnico de la Fundación Denis González, quien acompaña en asesoría técnica continua a la familia Gaitán Flores en esta innovación para determinar hasta dónde son los alcances de establecer un sistema agroforestal sucesional y determinar criterios de asociar, rotar cultivos, recuperar tierras desgastadas, costos, su aportes en alimento, para su seguridad alimentaria y los ingresos en la economía de la familia.

La unidad, el nivel de comunicación y de organización de la familia Gaitán Flores son parte de su fortaleza para salir airosa ante cualquier dificultad y obstáculo que se le presente.

“Al comienzo era mucho trabajo estar haciendo las mediciones y tomar datos a la vez; estaba muy difícil. Ahí es donde se utiliza mano de obra y flaqueamos un poquito. Era necesario sacar rendimientos, calcular costo de producción, el destino que le damos... Se tienen que planear las actividades, coordinarnos dentro de la familia. Una vez establecida la parcela se ha hecho más fácil mantenerla al cien”, agrega Mario Gaitán, esposo de la promotora Mayra Flores, quien junto con sus hijos Mario Ramón y Christopher están al frente de realizar y cumplir con todas las prácticas agroecológicas en su SAS.

Doña Mayra está organizada en el Banco de Semillas que resguardan para atender 125 manzanas entre 79 familias. Manejan cinco variedades de maíz y cinco de frijoles, también tienen millón, Canavalia, Gandul y 13 variedades de hortalizas.  Además en el local han instalado una bibliotequita comunitaria para tener información a la mano para quien la necesite.

Podría interesarle: Grandes beneficios al diversificar los cultivos


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de servicios de información,