Menu

Noticias

De fruta refrescante, a una amenaza por los venenos agrícolas

02.17.17 / Roberto Vallecillo - SIMAS

La sandía es una cucurbitácea con sus bondades hidratantes, además de controlar la ansiedad y tomar un batido de las semillas, ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, regular la hipertensión, la angina de pecho, eliminar piedras en los riñones, parásitos intestinales y si se tiene problemas de colon y estreñimiento, es un laxante natural.

Pero… ¡alerta! Cuando parta una sandía y vea grietas grandes, no crea que está bien madura y dulcita, más bien es una mala señal. Estas grietas aparecen debido al uso de una sustancia utilizada para el crecimiento de la fruta. Es un químico conocido como Forclorfenurón. Este veneno provoca cáncer y problemas en el sistema nervioso muy difíciles de sanar. En el Este de la república de China, como los agricultores abusaron del empleo de productos derivados, cosecharon sandías fibrosas, deformes y de semillas blancas en lugar de negras.

¿Qué es el Forclorfenurón?

Nombre comercial del forclorfenurón
Nombre comercial del forclorfenurón.

Es el llamado “regulador del crecimiento de plantas” o fitorregulador muy usado en uvas y kiwis. Está registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos desde el 2004.

Es una hormona sintética con componentes radiactivos como el cloro, el bromo y el ácido sulfúrico. La piridina (C5H5N) forma parte de su estructura química, muy similar al benceno, un hidrocarburo presente en el petróleo crudo, la gasolina y en el humo del cigarro. El CPPU (uno de lo nombres comerciales del Forclorfenurón) por ser tan inestable, se almacena en frío, pero nadie hace caso a la advertencia. Esta sustancia química se aplica a flores y frutas en desarrollo para aumentar su tamaño y peso de los racimos.

¿Cómo se saber si están tratadas con esta fitorregulador?

La falta de sabor en las frutas y vegetales cultivadas con aplicaciones de CPPU, Rooting, Agromil, Progibb 4% SL... es una de las primeras señales. Pueden parecer grande y suculentas, pero una vez que la prueba, no hay sensación de sabor. El signo de madurez sólo se alcanza con el tiempo. Por esta razón, muchas frutas y vegetales verdes no saben a nada.

Otros agentes químicos utilizados son el etileno para madurar mangos y el carburo de calcio aplicados a las papayas y guayabas. Aunque el etileno es considerado como seguro, el carburo de calcio puede contener rastros de arsénico y fósforo, ambos muy tóxicos para quienes los consuman. Por esta razón en la mayoría de los países no permiten su uso.

Tajada de sandía sana, solo golpeda.
Sandía sana sólo maltratada por transporte.

 


Temáticas:
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

Foro - Conferencia de prensa: Transgénicos Un riesgo para la agricultura en Nicaragua


02.12.18 / LEER MÁS >>

Mapas con información y herramientas actualizadas para la producción en el país


02.08.18 / LEER MÁS >>

Tecnología del Doble Surco de Maíz cumple con los retos en Río San Juan


02.08.18 / LEER MÁS >>