Menu

Noticias

COP22 deja retos para disminuir las emisiones de gases en el mundo

12.12.16 / Wendy Quintero - SIMAS

Cortesía Centro Humboldt

En diciembre de 2016 al menos 193 países firmaron el Acuerdo de París (COP21) y 115 lo habían ratificado, representando el 79 por ciento de las emisiones globales. En Centroamérica, Guatemala, El Salvador, Belice, Honduras, Costa Rica y Panamá han firmado y ratificado el Acuerdo.

Un año atrás, en diciembre de 2015, la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre cambio climático (CMNUCC), en su sesión número 21 adoptó el Acuerdo de París sobre Cambio Climático; al igual que lo fue en su momento el Protocolo de Kioto, este acuerdo es uno de los instrumentos que debería servir al logro del objetivo último de la Convención referido a “estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero”.

El Acuerdo de París sobre Cambio Climático, se abrió a firma el 22 de abril de 2016 en una ceremonia de alto nivel organizada por el Secretario General de la ONU, Ban KiMoon, en la ciudad de Nueva York, ese mismo día 175 países firmaron el acuerdo.

El 5 de octubre de 2016, a menos de un año de su aprobación, se alcanzó el umbral de ratificación establecido para la entrada en vigencia del Acuerdo, que indica que dicho instrumento entrará en vigencia 30 días después que 55 países representando al menos el 55% de las emisiones globales hayan depositado sus instrumentos de ratificación.

De esta manera, el acuerdo entró en vigor el 4 de Noviembre de 2016, pocos días antes del inicio de la COP22, lo que a su vez permitió que la Primera Conferencia de las Partes bajo el Acuerdo de París tuviese lugar el 15 de Noviembre de 2016 en el marco de esta Conferencia.

Logros y retos

Durante la COP22 los países no lograron acordar lineamientos claros sobre cómo preparar el diálogo facilitador a desarrollarse en 2018, que debería generar resultados sustantivos en términos de reducción de emisiones para el período posterior al año 2020, una vez inicie la implementación de las acciones que se derivan del acuerdo.

La COP22 tampoco logró compromisos gubernamentales claros para el incremento de la acción correspondiente al período pre 2020, la cual se considera esencial para mantener abierta la posibilidad de limitar los incrementos en la temperatura media global por debajo de los 1.5ºC. Diversos análisis coinciden en que este precedente ha sido decepcionante.

Sin embargo la COP21 fue considerada como la COP de las decisiones, había amplias expectativas para que esta reunión se convirtiera en la COP de las acciones. No obstante, las valoraciones en cuanto a sus resultados son mixtas, en tanto no fue posible generar progresos sustanciales en el incremento del financiamiento y en cerrar la brecha de mitigación, pero la conferencia aún provee parte del impulso que demanda la comunidad de cambio climático y todos los que han iniciado a tomar medidas para acelerar y escalar la acción climática.

En el contexto actual, en el que las manifestaciones e impactos del cambio climático son crecientes, los medios de vida de millones de personas en la región se ven amenazados y las posibilidades de alcanzar mayores grados de resiliencia y de mejorar sus condiciones de vida parece ser más bien utopías inalcanzables, nuestro compromiso y urgencia para mantener este tema en la agenda pública es cada vez más ineludible.

A pesar de la emergencia climática que de manera creciente viene experimentando nuestra región y de la escaza voluntad política global para abordar las causas que originan el cambio climático, renunciar a las aspiraciones de alcanzar el desarrollo sostenible no es una alternativa.


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de servicios de información,

Tambien puede interesarle

Nicaragua y su “relación suicida” con los volcanes


02.21.18 / LEER MÁS >>

Foro Nacional: Transgénicos un riesgo para la agricultura en Nicaragua


02.19.18 / LEER MÁS >>

Tipos de vulnerabilidad en dependencia del lugar donde viva


02.19.18 / LEER MÁS >>