Menu

Noticias

Alimentos saludables versus comida chatarra

11.11.16 / Wendy Quintero - SIMAS

Foto archivo Simas

El 12 de noviembre es el día mundial de la lucha contra la obesidad, una efeméride que tiene el objetivo de informar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de la adopción de medidas para prevenir y tratar el sobrepeso y la obesidad.

La obesidad se ha convertido en una epidemia a nivel mundial en las últimas décadas, debido a un aumento en el consumo de alimentos ricos en grasa, sal y azúcares, pero pobres en vitaminas y minerales. Esto se suma al descenso en la actividad física como resultado de formas de trabajo cada vez más sedentarias, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización.

Tanto la obesidad como el sobrepeso pueden condicionar la aparición de muchas enfermedades graves, como la diabetes tipo 2, alteraciones cardiovasculares, hipertensión, colesterol alto, estrés, depresión e incluso algunos tipos de cáncer.

Niñez en peligro

Las chucherías o chiverías en los colegios ponen en riesgo la salud de niños y niñas en Nicaragua. Pese a que se ha prohibido su venta por el Ministerio de Educación (Mined), los escolares, adolescentes y jóvenes continúan comprando estos productos que inciden en la creación de malos hábitos alimenticios y en la posibilidad de generar sobrepeso o en el peor de los casos obesidad y las consecuentes enfermedades crónicas que surgen por estos padecimientos.

La primera responsabilidad de este problema recae en los padres y madres de familia que no propician hábitos saludables de alimentación y luego a la ausencia de un programa de educación nutricional masivo tal como se establece en la Política Nacional de Soberanía y Seguridad Alimentaria.

Para ello se debe “promover hábitos alimentarios saludables y revalorar el consumo de alimentos locales/nacionales con alto valor nutricional”, recomienda Petronila Terán, médica-pediatra.

Terán, quien es máster en Nutrición y Seguridad Alimentaria en Nicaragua, señala en la revista Guacal Seguridad Alimentaria y Nutricional, que tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recomiendan un consumo de 140 litros de leche por persona por año, en Nicaragua se consumen 70 litros.

“En nuestro país bebemos diez veces más gaseosas que leche, aunque el litro de leche cueste cinco veces menos que el de gaseosa. Mientras un litro de gaseosa aporta 370 kilocalorías sólo de carbohidratos, las grasas y proteínas de un litro de leche aportan 410 kilocalorías y los carbohidratos 181 kilocalorías más”, advierte Terán.

En varios centros educativos, escolares y de secundaria, se están sustituyendo las cinco porciones de vegetales y frutas diarias recomendadas para lograr una alimentación saludable por bebidas y comidas lujosamente empacados (chiverías) o con alto porcentaje de grasa (fritanga).

Recomendaciones

En Nicaragua se cuenta con la ley 693 de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional que garantiza el derecho a la alimentación de todas y todos, eso significa tener acceso permanente a los alimentos, en cantidades suficientes, nutritivos y libres de químicos dañinos para la salud.

En el año 2010 la Asamblea Mundial de la Salud, recomendó a los Estados miembros que deben considerar métodos para reducir la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, grasas trans, azúcares libres o sal.

La mejor opción ante este escenario es consumir alimentos cultivados bajo un enfoque agroecológico, es decir, aquella agricultura que utiliza procesos productivos donde se aprovechan al máximo los recursos locales y la sinergia de los procesos a nivel del agro ecosistema: “su estrategia es el manejo del sistema de producción o la finca, utiliza prácticas que favorecen su complejidad (agroforestería, silvopastoriles, policultivos). Adopta el control biológico, la biofertilización y la nutrición orgánica de manera óptima”.

Es decir procurar una alimentación saludable, para ellos es necesario consumir al menos cinco porciones de frutas y verduras al día, reducir el agregado en las comidas y evitar el salero en la mesa, limitar (o mejor eliminar) el consumo de jugos y gaseosas azucaradas y elegir el agua potable. También se puede consumir leche, quesos y yogures en todas las edades, así como comer carnes magras, sacando la grasa visible, huevos y aumentar el consumo de pescado.

Otro consejo es mantener una vida activa, es importante realizar actividad física (60 minutos diarios para los chicos y 30 minutos diarios para los adultos), sumando cuadras para caminar (por ejemplo: bajar del bus una o varias paradas antes), bailar con música 15 minutos, elegir las escaleras antes que el ascensor, jugar con los chicos o pasear a tu mascota.

 


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de servicios de información,

Tambien puede interesarle

Venciendo la pobreza en el Corredor Seco


08.09.18 / LEER MÁS >>

Diez secretos oscuros de la industria de la moda


08.08.18 / LEER MÁS >>

"Sobre Los huertos familiares, lo importante es comer sano"


08.02.18 / LEER MÁS >>