Menu

Noticias

El liderazgo de las mujeres rurales de Nicaragua

10.15.16 / Wendy Quintero - SIMAS

Archivo Simas/Roberto Vallecillo

En La Dalia, Matagalpa, existe un grupo de mujeres que se han organizado y con el tiempo a través de capacitaciones de diversos temas mejoraron las condiciones de vida de sus familias, pero sobre todo, su visión como seres humanos que contribuyen al desarrollo de sus comunidades.

Doña Laura Calero, trabaja de cerca con la organización ADDAC en La Dalia, recuerda cómo ha sido su proceso de capacitación a través de los talleres que ha recibido y que le ayudaron a realizar planes de trabajo en la producción del ECOBIOL, un producto para controlar al gorgojo taladrador del café, así como temas sobre equidad de género.

“La vida de la mujer ha mejorado aunque a veces nos toca trabajar más en la casa y en el campo. Pero en mi caso mis hijos varones han asumido los quehaceres de la casa. De eso hemos hablado en la familia y a veces se enojan, pero al final cada quien apoya en cualquier trabajo ya sea de la casa o del campo, no importa si es hombre o mujer”, explica doña Laura.

Su dia

Las mujeres rurales dependen en su mayoría de los recursos naturales y la agricultura para subsistir, y representan una cuarta parte del conjunto de la población mundial. según la Organización de Naciones Unidad (ONU) en los países en desarrollo, las mujeres rurales suponen aproximadamente el 43 por ciento de la mano de obra agrícola y producen, procesan y preparan gran parte de los alimentos disponibles, por lo que sobre ellas recae la gran responsabilidad de la seguridad alimentaria.

Teniendo en cuenta que el 76 por ciento de la población que vive en la extrema pobreza se encuentra en zonas rurales, garantizar el acceso de las mujeres rurales a recursos agrícolas productivos empodera a las mujeres y contribuye a reducir el hambre y la pobreza en el mundo.

Es por eso que la ONU creó el Día Internacional de las Mujeres Rurales a celebrarse el 15 de octubre de cada año. Este efeméride inició celebración en 2008, luego que fuera establecido por la Asamblea General en su resolución 62/136 , de 18 de diciembre de 2007, en donde se reconoce «la función y contribución decisivas de la mujer rural, incluida la mujer indígena, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural».

Cambios positivos

Para Mayra Castro Pérez, quien también vive en La Dalia, cada mujer y hogar es diferente. Ahora las niñas también propician el cambio desde su escuela en donde les hablan de género. Es así que la hija de Mayre le dice:

-Mire mamá hay que poner al niño a lavar el plato que come, a lavar su ropita, los calcetines, chores, porque este niño no puede estar aprendiendo a machista.

“Yo estoy de acuerdo, para que cuando él se case, ayude a su esposa. Mi esposo no cocina, mentirosa fuera, los cambios en él son otros. La actitud de la Comunidad influye en los cambios y han habido casos de hombres groseros con las mujeres que han cambiado por la presión de la Comunidad. Recuerdo casos de hombres a los que les dimos duro en colectivo hasta que cambiaron de actitud, la comunidad les fue domando la grosería”, señala doña Mayra.

Estas mujeres consideran que su liderazgo positivo en la comunidad ha contribuido a cambiar a hombres pesados, a mujeres tímidas a reclamar su derecho, a hombres que ni cocinaban y que ahora en las actividades de la Comunidad, cocinan.

Texto completo en la Sistematización: En la búsqueda de relaciones justas entre hombres y mujeres publicada por Simas en octubre de 2011.


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de servicios de información,

Tambien puede interesarle

Falguni Guharay recibe premio de la Academia Mundial de Ciencias


11.29.18 / LEER MÁS >>

Taller Internacional de Cultivos Biointensivos de Alimentos


11.20.18 / LEER MÁS >>

Parcelas agroforestales orgánicas: Innovar para aprender


11.05.18 / LEER MÁS >>