Menu

Noticias

Ley de aguas: ¿Derecho al acceso al agua o negocio?

01.23.06 / None

Se estima que una tercera parte de la población de Nicaragua no está cubierta por el servicio de agua potable.

*- Luis Ernesto Gómez Martínez Las relaciones de competencia y de propiedad que se dan sobre el Recurso Hídrico o Agua entre los distintos sectores de la producción, con los servicios, con el abastecimiento para la población, con la generación de energía eléctrica y con el equilibrio del ecosistema en Nicaragua son aspectos que se involucran en la aprobación de una Ley de Aguas. La Ley de aguas aparece como solución a los conflictos generados por la competencia y el régimen de propiedad sobre el agua, y por tanto se constituye en un mecanismo de influencia jurídica en la economía para fortalecer o superar relaciones de producción y de propiedad con el fin de impulsar o modificar un sistema o modelo de producción. En fin, la Ley de Aguas es presentada oficialmente como el instrumento jurídico que da respuesta a los problemas económicos y sociales relacionados con el agua sin que ello conlleve un cambio o alteración en la forma de producir y en las relaciones del hombre con el Recurso Hídrico. Con el fin de relacionar un caso concreto con la Ley de Aguas en Nicaragua, expondré la situación que se presenta en El Valle de Sébaco. El Valle de Sébaco lo tomo como caso por cuanto en diversos encuentros sobre la Ley de Agua ha sido objeto de comentarios que proporcionan información que nos puede dar una idea de cuáles son las perspectivas de una Ley de Aguas en Nicaragua. Cabe mencionar que este caso es similar al caso del Lago Cocibolca o Gran Lago de Nicaragua y al del Lago Las Canos, entre otros. El Agua y el despegue económico El Valle de Sébaco ubicado en la región central de Nicaragua ha sido uno de los mayores productores de arroz y hortalizas desde el siglo XX. La gran planicie ha sido propicia para mecanizar la agricultura y llevarla a la fase industrial con alto contenido tecnológico y financiero, principalmente en productos para la exportación, muchos de los cuales requieren grandes cantidades de agua. El Valle contaba con un caudaloso río y con las grandes reservas de aguas subterráneas circunstancia que ha permitido que las cosechas se produzcan unas tras otras mediante el regadío durante todo el año. Junto al desarrollo de la producción agrícola ha surgido la agroindustria, la concentración poblacional ha aumentado; ha crecido el comercio, la industria tipo maquila está llegando, y la agroindustria vinculada al café también aprovecha las ventajas naturales y de infraestructura con que cuenta Sébaco. El desarrollo del Valle de Sébaco está involucrando a muchas comunidades de los municipios vecinos: Darío, San Isidro y La Trinidad. Sus “abundantes” aguas subterráneas abastecen a las poblaciones vecinas e incluso a la ciudad de Matagalpa situada a unos treinta kilómetros al norte de Ciudad Sébaco. El Río Viejo, que atraviesa el Valle de Sébaco, también provee de agua a la Central o Planta Hidroeléctrica Santa Bárbara ubicada en el Municipio de Darío, así como también es utilizada para el riego por los empresarios del agro. La actual dinámica económica cambia rápidamente el panorama del Valle de Sébaco. El Tratado de Libre Comercio entre Centro América y Estados Unidos contiene aspectos que inciden sobre la producción de arroz y hortalizas. En el mismo sentido incide que el gobierno incluye a Sébaco como una zona de asentamiento para Zonas Francas. Crisis del agua El florecimiento económico del Valle de Sébaco ha estado vinculado en gran medida a la calidad de las tierras de la gran planicie, (se dice que buena parte de ellas son propiedad de la Comunidad Indígena de Sébaco) como a sus grandes reservas de agua subterráneas y superficiales. Durante décadas las empresas agrícolas han extraído sin limitación y continúan extrayendo y apropiándose anualmente de millones de metros cúbicos de agua, tanto de los cuerpos de aguas subterráneas como superficiales. No existen reportes sobre que alguna vez las empresas del agro en El Valle de Sébaco hayan pagado precio o canon por ella. .Junto a la explosión económica del Valle de Sébaco encontramos que El Río Viejo, antes caudaloso, ha reducido considerablemente su caudal, casi al punto de secarse. Así también, las aguas subterráneas están llegando a un nivel critico de agotamiento o de contaminación mineral; muchos de los poblados vecinos ya no encuentran agua en sus pozos, otros están contaminados con arsénico y otros metales a tal punto que se hace imposible consumirlas esas aguas. El uso masivo de agroquímicos, la descarga de aguas residuales provenientes de los poblados y de las reciente fabricas o maquilas de la Zona Franca alertan sobre el nivel de contaminación que pueden sufrir las aguas subterráneas y superficiales del Valle. Es posible que los volúmenes de agua en el Valle de Sébaco no sean suficientes bajo el régimen de uso actual para satisfacer simultáneamente las demandas del agro, de la generación de energía hidroeléctrica y del abastecimiento a la población. Tal situación no lleva a considerar que el sistema natural de recarga de los acuíferos también ha sido afectado a tal punto que no posibilita reponer los volúmenes de agua consumida o utilizada en las distintas actividades. Competencia del Agua El aumento poblacional y la expansión económica que se presenta en el Valle de Sébaco está presionando la oferta y el suministro de agua a las diversas actividades. Las fabricas de la Zona Franca, la Planta Hidroeléctrica Santa Bárbara y la producción agrícola y pecuaria compiten con los pobladores por el agua del Valle. Es una competencia desigual por cuanto los productores agropecuarios tienen en control de las aguas, pues se consideran ser los dueños de ellas. Empresario y pobladores, todos reclaman el Derecho de Acceso al Agua. Todos ellos dicen tener la prioridad. Los empresarios industriales o agrícolas dicen que su derecho a acceder al agua está relacionado con su derecho a producir para asegurar sus cuotas en el mercado internacional y proveer divisas, un derecho que parece traducirse en la potestad de perforar más pozos y más profundos por los cuales extraer y apropiarse del agua sin restricción; mientras por su parte los pobladores dicen que su derecho a acceder al agua significa ser abastecido de agua suficiente y de buena calidad para la subsistencia y el uso en los quehaceres del hogar, así como construcción de sistemas disposición y tratamiento de aguas residuales. En tal situación, los pobladores pagan altos precios por el agua vendida por empresas de acueductos. En otros casos los pobladores deben procurar por sus medios la provisión de agua, ya sea perforando pozos o comprándola a vecinos y comerciantes, en el mejor de los casos deben esperar a que les provea de agua un camión cisterna del Municipio. Mientras llega alguna solución al asunto de la competencia por el agua, los agricultores no pagan ni un céntimos por metro cúbico extraído, ni deben de pedir autorización estatal para perforar pozos, extraer, apropiarse y aprovechar el agua. Es posible que el Estado y los Municipios vacilen entre las necesidades del mercado (que son las mismas de los empresarios) y las de los pobladores y se desatiendan del asunto. *- Nicaragüense. Abogado. Especialista en Derecho Procesal Civil. Puede descargar el articulo completo en PDF. Sitios relacionados al tema Agua: Portal del Agua Alternativp http://www.portal-agua.com/ Nuestra América http://www.nuestraamerica.info/leer.hlvs/4427 La Red Vida http://www.laredvida.org/ Tribunal Centroamericano del Agua http://www.tragua.com/tca.htm Foro Mundial del Agua 2006 http://www.worldwaterforum4.org.mx/home/home.asp?lan=spa Portal del Agua de la UNESCO http://www.unesco.org/water/index_es.shtml


Temáticas:
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

La táctica de las plantas aromáticas en el huerto


05.25.18 / LEER MÁS >>

¿Cuál es el significado de ATCF y del "Invest 90L"?


05.22.18 / LEER MÁS >>

Día Mundial del Reciclaje


05.17.18 / LEER MÁS >>