Menu

Noticias

Los mitos del libre comercio

12.02.05 / None

Tigre suelto contra burro amarrado

Claudio Katz [1] La generalizada aceptación del librecomercio es un evidente legado del neoliberalismo. Los intercambios sin aranceles favorecen a los capitalistas de las economías más avanzadas en desmedro de los países subdesarrollados. No existen ventajas mutuas en la especialización complementaria, ni tampoco satisfacción de necesidades recíprocas. Cómo las empresas metropolitanas cuentan con mayor nivel de productividad, industrialización y desenvolvimiento tecnológico, obtienen en el mercado mundial beneficios extraordinarios a costa de sus frágiles competidores de la periferia. Estas ganancias no provienen de la localización, los atributos del suelo o las peculiaridades de cada población. Son el efecto comercial de las brechas de productividad que predominan en el capitalismo contemporáneo. El libre comercio renueva la vieja fractura internacional entre países exportadores de insumos básicos y economías productoras de bienes elaborados. Las consecuencias de esta diferenciación están a la vista. El 94 % de las ventas y el 92,5% de las compras mundiales son manejadas desde centros ubicados en el 25% de los países y los 10 principales exportadores controlan el 56% de ese comercio. Al cabo de una década de fuertes rebajas aduaneras los beneficios de este modelo para los países dependientes son inhallables. Por eso los entusiastas del libre comercio están particularmente desconcertados no logran explicar los descalabros que provocó la apertura en América Latina [2]. Algunos analistas argumentan que la "apertura fue insuficiente". Pero en ese caso los resultados deberían ser incompletos y no desastrosos. Es evidente que el retroceso de América Latina en el comercio global no obedeció a la carencia, sino al exceso de neoliberalismo. Esta regresión deriva del lugar subordinado que ocupa la región en el proceso de mundialización. Esta vez Latinoamérica no se perfila como el bastión colonial apetecido por imperios rivales, sino como un campo de múltiples negocios sustentados en el sufrimiento popular. Leer articulo completo: http://www.bolpress.com/economia.php?Cod=2005004763


Temáticas:
Conservación de los recursos naturales,

Tambien puede interesarle

Los primeros cuatro principios del método biointensivista


10.17.18 / LEER MÁS >>

“Igualdad Primero - para un Mundo sin Pobreza”


10.16.18 / LEER MÁS >>

Reforestar áreas de recarga de fuentes de agua


10.15.18 / LEER MÁS >>